14 habitos del politico altamente eficaz

Los 14 hábitos del político altamente eficaz

Por: Daniel Eskibel

“Somos lo que hacemos día a día. De modo que la excelencia no es un acto, sino un hábito.”
Aristóteles

En una reciente entrevista que me realizaron para la Revista de ACOP (Asociación de Comunicación Política), me preguntaron cual había sido el mejor consejo que recibí como consultor político, el más influyente en mi carrera.

Sin dudarlo respondí que fue un consejo brindado por Aristóteles hace cerca de 2500 años y dirigido a todos aquellos que queremos lograr la excelencia en lo que hacemos. Se trata de comprender, y llevar a la práctica, el hecho de que solo llegamos a la excelencia construyendo hábitos buenos y potentes.

Demasiadas veces cometemos el error de creer que los grandes logros son el resultado de actos aislados de carácter extraordinario.

Pues bien: nada más alejado de la realidad.

Solo logramos grandes resultados a través de lo que hacemos día a día. Todos y cada uno de los días.
En una palabra: hábitos.

Solo los hábitos te conducen hacia lo extraordinario.
Y tu vida cambia para siempre el día que lo comprendes.

14 hábitos personales para lograr tus metas políticas

Miras el horizonte político y dibujas mentalmente tus metas. Quieres caminar hacia esos logros. Quieres plantar tus banderas en esas colinas.

Algunas de tus metas son personales.
Otras involucran a tu partido político.
Y aún otras incluyen amplios segmentos de la sociedad en la que vives.

El logro de tus objetivos no depende exclusivamente de ti ya que son muchos los factores en juego.
Pero lo que hagas y lo que no hagas será, de todos modos, decisivo.
Nada mejor, nada más influyente, nada más prioritario que establecer un sólido conjunto de hábitos que te impulsen hacia adelante.

Claro que los hábitos importantes para el liderazgo político están estrechamente ligados a los hábitos recomendados para los ejecutivos eficaces (clásicamente estudiados por Peter Drucker) o en general para los trabajadores intelectuales a los que se refiere Stephen Covey.

Te recomiendo seguir también esos caminos y estudiar la obra tanto de Drucker como de Covey. Ambos son autores indispensables a la hora de comprender cómo construir hábitos para el liderazgo.

Pero al mismo tiempo me parece de la máxima importancia el análisis concreto de la práctica política, tan específica y peculiar. Porque de ese análisis se derivan cuales son los hábitos fundamentales para alcanzar tus metas políticas.

Por eso te propongo los 14 hábitos del político altamente eficaz:

  1. Menos reuniones. Más breves. Bien planificadas. Con economía de palabras. Con resoluciones concretas.
  2. Trabaja siempre a partir de tus fortalezas y de las fortalezas de los demás. Debes hacer lo que mejor sabes hacer. Y delegar lo demás.
  3. Determina la prioridad de cada etapa, de cada día y de cada asunto. Nunca uses la palabra prioridad como si tuviera plural porque destruyes el concepto. La prioridad es una sola. Y es lo primero que tienes que hacer cada día.
  4. Escucha primero. Habla recién después. Recuerda que por algo tienes 2 orejas pero 1 sola boca.
  5. Planifica. Y escribe tu plan de acción de modo simple y claro. Guíate luego por él. Y evalúalo periódicamente para ajustarlo.
  6. Busca el punto óptimo de cantidad y calidad de información que necesitas para tomar buenas decisiones. Es tan grave estar desinformado como estar sobreinformado.
  7. Detecta las oportunidades donde otros solo ven problemas.
  8. Cuida tu cuerpo. Para liderar necesitas alimentación sana, ejercicio físico cotidiano, descanso suficiente, chequeos médicos y costumbres saludables.
  9. Cuida tu mente. Filtra los contenidos que ingresan a tu cerebro. No te dejes inundar por el ruido de palabras, imágenes y sonidos cargados de negatividad. Enriquece tu mundo interior y tu capacidad de pensar.
  10. Cuida tus emociones. Cultiva tu paz interior. Conéctate con tus seres queridos. Recurre a un psicoterapeuta. Medita diariamente.
  11. Aprende cada día. Elige tus maestros, tus referentes, tus guías. Y dale continuidad a cada uno de tus aprendizajes. Ve siempre más allá. Profundiza.
  12. Lee. Y luego sigue leyendo.
  13. Escribe. Si eres político tendrás que ser algo así como un escritor todo-terreno. Escribe notas, planes, proyectos, reflexiones, artículos, mensajes. Cuanto más lo hagas mejor lo harás.
  14. Determina cómo distribuyes tu tiempo, tu energía y tu atención. Son tus 3 recursos principales y debes invertirlos de manera óptima. Organízate mejor.

Liderazgo político: el poder de los hábitos

Lo que te convierte en un líder político no es tanto la originalidad de tus ideas como el poder de tus hábitos. Porque en cualquier momento determinado de una sociedad las ideas se abren paso desde una multiplicidad de sujetos humanos.

¿Muchos pensando de modo similar en un mismo momento histórico?
Sí.
¿Aún si se trata de innovaciones y cambios?
Sí.
Pero solo unos pocos construyen un poderoso conjunto de hábitos personales que les permitirán construir su liderazgo político a partir de ese corpus de ideas.

Los 14 hábitos del político altamente eficaz que te propongo no constituyen el todo.
Pero son una base potente. Un punto de partida. Una plataforma de lanzamiento (o tal vez de re-lanzamiento) de tu liderazgo político.

Recuerda que los hábitos no se instalan de un momento para el otro. Requieren tiempo, esfuerzo, voluntad, dedicación.
Ya sabes: repetición.

Es posible que ya dispongas de algunos de estos 14 hábitos del político altamente eficaz.
Entonces solo tienes que consolidarlos y cultivarlos aún más.
Y dedicarte a instalar los demás hábitos en tu vida. De a uno por vez. Dedicándole un tiempo a cada uno hasta que quede definitivamente integrado a tu vida normal.

Hábitos. Eso es lo primero que necesitas para un liderazgo político efectivo.
Solo con hábitos no alcanza.
Pero sin hábitos es imposible.

Daniel Eskibel responde todas tus preguntas sobre liderazgo político en el Laboratorio de Estrategia Política. Infórmate aquí.

Artículos relacionados

Fuente: Blog Maquiavelo&Freud