¿Cómo Afrontar un Debate Político?

Por: Jamer Chica

Afrontar un debate en el marco de una campaña política, no es asunto fácil y menos si no se cuenta con la suficiente formación para ello. Se dice que los debates no se ganan, pero si se pueden perder cuando no se está preparado, lo que conlleva igualmente a ceder terreno en la contienda electoral.

El debate es el escenario donde sale a relucir la fortaleza, la astucia y la capacidad de argumentación de cualquier candidato; no obstante, igualmente se convierte en el espacio donde se da a conocer la inseguridad, debilidad, temores y errores del mismo.

En consecuencia, un debate puede llegar a convertirse en el trampolín de un candidato para ganar puntos, o en el sepulcro electoral cuando se aborda de una manera poco estratégica, a continuación se citan algunos consejos para afrontar un debate político:

1. Conocer las reglas.

Las reglas del debate, definen la estrategia a seguir, el candidato debe conocer claramente las reglas de juego antes de participar en el mismo. Es decir, conocer la cantidad de tiempo de que dispone para sus intervenciones, el momento en el que puede hacer preguntas, réplicas y contra-argumentar. De igual manera, debe conocer el tipo de apoyos que pueda tener (documentos, imágenes, dispositivos móviles).

2. Conocer el formato.

Tener certeza del formato que se empleará durante el transcurso del debate, es ir un paso adelante; saber si se cuenta con un atril o mesa, en qué posición estará frente a las cámaras y a su rival, si se debe estar sentado, de pie, o si se puede caminar, son factores que servirán para trazar previamente una estrategia y saber que herramientas se pueden utilizar, verbigracia la proxémica, la háptica, el tono de voz y la comunicación no verbal.

3. Explote sus fortalezas.

Preparar de antemano la manera cómo abordar al adversario podría traer cierta ventaja, cada candidato conoce cuales pueden ser las variables que los favorece o los perjudica, estar juntos de pie podría poner al candidato bajo en cierta desventaja visual frente al alto; hay candidatos que funcionan mejor en respuestas rápidas que en presentaciones largas; saber cómo influye en la percepción del votante la postura del candidato, la iluminación, el tipo de micrófonos que serán usados (inalámbricos, modulares, diademas o cableados) pueden ser situaciones que se pueden aprovechar o evitar.

4. Abrir agresivamente.

Generalmente da buen resultado abrir agresivamente y liderar con contundencia el debate. No obstante, es una cualidad del candidato saber en qué momento adoptar esta posición para traer al adversario a su terreno y poder cazarlo.

En los debates se concede un tiempo a cada candidato para que presente su programa, es una oportunidad de oro que debe prepararse cuidadosamente con el fin de transmitir el mensaje central de su campaña.

5. Factor sorpresa. (Ataque – Defensa)

El factor sorpresa es el peor enemigo de cualquier candidato durante un debate político. Por consiguiente, prepare con anterioridad la defensa ante posibles ataques que puedan dirigirle (preguntas personales), ante una pregunta capciosa, una respuesta divertida.

De igual manera, puede reservarse algún momento para atacar, sea paciente y espere el momento indicado, es importante mantener una actitud tranquila, sin embargo, no despliegue ataques sin fundamento ni respaldo documental, estudie muy bien a su adversario.

6. Mantenga un buen sentido del humor.

Mantener una buena actitud y realizar comentarios jocosos, no solo lo hará verse tranquilo, relajado y despejado, sino que lo llevará a entablar cierta empatía con el auditorio, ganarse al público tendrá efectos sobre el nivel de aceptación, recuerde que un gran sector del electorado vota por quien les agrada, no por su discurso.

7. Háblele al auditorio, no a sus oponentes.

Los debates se hicieron para persuadir al elector, no para convencer a los oponentes, es importante enfocarse en el auditorio y tratar de enamorarlos, el elector generalmente pierde interés en el candidato que constantemente ataca a su adversario y no propone nada a la audiencia.

8. Conozca su audiencia.

Se debe tener claridad a qué tipo de audiencia se dirige el mensaje, cuál es el segmento electoral prioritario en el discurso y como despertar el interés de los otros grupos poblacionales. Es  importante saber a quién se habla.

9. Prepare frases de apoyo para las réplicas.

Se puede capotear los temas sensibles (arte de la distracción) utilizando citas memorables para neutralizarlos, dichas frases deben usarse solo una vez y desecharse.

10. Evite confrontaciones con el (los) moderador (es)

Un candidato que enfrenta al moderador, usualmente no queda bien parado ante la audiencia. La buena o mala percepción que obtiene el auditorio se debe a la tranquilidad, elegancia y firmeza argumental de un candidato.

Fuente: Blog de Jamer Chica