9 consejos para tu comunicación política con los que desconfían de los partidos políticos

Por: Daniel Eskibel

La confianza en los partidos políticos en América Latina es absolutamente minoritaria. Observa los datos aportados por el Latinobarómetro:

  • Confianza en partidos políticos en 2000: 20 %
  • Confianza en partidos políticos en 2015: 20 %

Es contundente: el 80 % de los ciudadanos de América Latina no confía en los partidos políticos. Y sostiene su desconfianza a lo largo de los años, más allá de la diversidad de hechos políticos, económicos y culturales que acontecen.

En ese escenario tienes que desarrollar tu comunicación política, lo cual constituye un enorme desafío.

¿Cómo comunicarte políticamente con quienes desconfían de los partidos políticos?

El tema es muy vasto, por supuesto. Pero para comenzar te sugiero el siguiente marco mental para comunicarte con esa multitud de ciudadanos desconfiados de los partidos políticos:

  1. Recuérdalos. Los partidos políticos tienden a olvidarlos. Pero existen. Y son muchos. Hasta deciden elecciones, también. Entonces tienes que tenerlos en cuenta. Nunca pierdas de vista a este segmento de la población.
  2. Estúdialos.Investiga sus características demográficas, sociales, psicológicas y políticas. Tu comunicación con este segmento social depende enteramente de que los conozcas en profundidad.
  3. Compréndelos. Aún si no estás de acuerdo con ellos, de todos modos respeta su enojo, su malestar, su desencanto, su falta de esperanza. Tienen sus buenas razones para sentirse así.
  4. Descubre su problema más acuciante.Investiga cual es el principal problema que sufren y que la política no ha ayudado a resolver. Allí estará una de las bases principales de tu conexión con ellos.
  5. Incluye ese problema en tu comunicación.Descríbelo. Transfórmalo en una narrativa, en un relato. Demuéstralo con ejemplos claros y concretos. Muéstralo en toda su crudeza y su dramatismo.
  6. Ofrece soluciones para ese problema. Soluciones reales, posibles de realizar y simples de entender. Y explica por qué eso que planteas resuelve el problema. Y cómo se verán las cosas luego de esa solución.
  7. Reposiciona a la antipolítica. Invierte buena parte de tu paciencia en explicar una y otra vez hacia qué lugar negativo conduce la antipolítica.
  8. Construye confianza. Es simple pero no fácil: sé coherente. Tu vida, tus acciones y tus emociones deben respaldar tu palabra. La integridad es especialmente valorada por este segmento social, pero no se inventa ni se finge. Solo se vive.
  9. Trabaja para el largo plazo. No hay magia ni recetas infalibles. El cortoplacismo es nada más que cortedad de miras. Mira el largo plazo. Y actúa en consecuencia.

Estrategia de comunicación política

Como habrás percibido hasta aquí, me refiero a la globalidad de la comunicación política más que a la comunicación electoral.

Largo plazo, visión de conjunto, mirada al mismo tiempo amplia y profunda. De eso se trata, ya sea para una organización política o para un gobierno.

Y un elemento central que todo lo ordena: estrategia.
La política es en gran medida un juego de estrategia en el que la comunicación política constituye uno de los capítulos más relevantes.

El desencanto, la desafección, la apatía política…son datos duros de la realidad. Será tu estrategia la que te permita abrirte paso a través de ese campo minado.

PD:Para resolver tus problemas políticos estratégicos necesitas el consejo personalizado de un especialista. Clic aquí para informarte sobre las videoconferencias con Daniel Eskibel.

Artículos relacionados

Fuente: Blog Maquiavelo&Freud