50 prácticas deshonestas en una campaña electoral

Por: L.C.y C.C. Jessica Y. del Muro Mauricio

Los delitos electorales pueden cometerlos cuatro tipos de personas: funcionarios electorales, funcionarios públicos, funcionarios partidistas y candidatos y público en general. Dichos delitos están tipificados en el Código Penal Federal, el COFIPE y la Ley Electoral de cada Estado. Sin embargo no todas las prácticas desleales en la actividad política electoral están tipificadas como delito, y de tiempo en tiempo pueden agregarse otras nuevas.

Hay quienes con la justificación de que “en política todo se vale” y “el fin justifica los medios” llevan a cabo prácticas desleales y deshonestas con el fin de lograr o mantener el poder, el conocimiento de las practicas desleales resulta importante, tanto para los órganos electorales como para aquellas organizaciones políticas que por sus principios no las practican, pero se ven en la necesidad de prever y contrarrestar su efecto con el fin de asegurar el justo funcionamiento del proceso electoral.
Las prácticas desleales se pueden ejecutar en tres etapas: antes, durante y después de las campañas electorales. Las prácticas deshonestas, antes de las campañas electorales,  suelen ser utilizadas por grupos que detentan o tienen acceso al poder, debido a que gran número de estas acciones supone el apoyo, encubrimiento o cuando menos “desconocimiento” por parte de las autoridades, como parte de estas artimañas se encuentra:
La manipulación del padrón electoral. tiene el propósito de hacer variar artificialmente la fuerza electoral de los diversos partidos, con frecuencia mediante dos mecanismos: aumentar el número de votantes comprometidos con un determinado partido o reducir la fuerza relativa de los contrincantes mediante la reducción del número relativo de electores favorables a las otras fuerzas políticas, estos resultados suelen lograrse mediante las siguientes acciones:
  • El relleno (consiste en aumentar artificial y artificiosamente el numero de electores comprometidos con un partido determinado en el padrón electoral de un distrito).
  • El rasurado (consiste en la eliminación de aquellos ciudadanos que presumiblemente no son favorables a determinado partido o candidato del padrón electoral o la lista nominal).
  • Los fantasmas (son aquellos registros de ciudadanos que no son localizables, porque no residen ni han residido en el domicilio registrado en el padrón electoral).
  • La mala referenciación (consiste en que el campo o dato de la sección electoral asigna a los ciudadanos no corresponde a la sección que realmente pertenece a su dirección).
  • El subregistro (se presenta cuando en determinada sección o distrito electoral se omite, en forma intencional, un numero considerable de ciudadanos en el padrón electoral).
  • La subcredencialización (es la falta o retraso en la entrega de credenciales para  votar a los ciudadanos, haciendo nulo su derecho a sufragar).

 

La retención de credenciales.– consiste en el acto de impedir el derecho al voto, mediante las acciones de solicitar, recoger y retener las credenciales de elector, ya sea por parte del organismo encargado de la organización de las elecciones, de algún partido político, organismo gubernamental, organización gremial, empresa o bien de alguna agrupación religiosa.

 

Determinación amañadas de las áreas geoelectorales.- consiste en estructurar las secciones, distritos y circunscripciones electorales en forma sesgada, con el fin de beneficiar a un determinado partido, reduciendo la posibilidad del triunfo del oponente mediante la adición de áreas geoelectorales que en forma caprichosa y sin fundamento son adheridas o eliminadas de una determinada demarcación.

 

Engaño en los recursos y apoyos diversos en detrimento de alguna fuerza política.- cuando el gobierno de superior nivel procede de una fuerza rival a la del gobierno de inferior nivel, el primero puede perjudicar el desempeño del gobernó del segundo, negándole o retrasando los recursos y apoyos diversos que le corresponde, a fin de dañar su desempeño y con ello la aceptación de la ciudadanía por los colores que representa.

 

Como hemos mencionado anteriormente las prácticas deshonestas tienen diferentes etapas y niveles, ya enunciamos las acciones sucias que se pueden realizar antes de las campañas, ahora comentaremos las que dan lugar cuando se está en los tiempos de campañas electorales.

 

Desinformación.- es la forma de presentar la información  para favorecer o perjudicar a alguien intencionalmente implica la manipulación de la información.

 

Difamación y calumnia.- durante el proceso electoral suelen estar integradas dentro de un cuerpo estructurado en diferentes formas y etapas para deteriorar la imagen de partidos y candidatos; con ello, se reduce la intención del voto hacia ellos, así como se desestabiliza en lo moral a los difamados o calumniados, reduciendo el dinamismo y efectividad de sus acciones de campaña. La difamación a diferencia de la calumnia, se basa en datos ciertos, pero posiblemente distorsionados y amplificados.

 

Encuestas Preparadas.– están sesgadas de antemano o con el empleo de datos obtenidos mediante la manipulación intencional de la metodología o datos arrojados por el proceso de muestreo.

 

Campañas del Miedo.-  son estrategias electorales conformadas por mensajes que a menudo enuncian posibles resultados nocivos derivados de la elección de un candidato o partido. Se centran en una gran diversidad de temas con el argumento que si determinado candidato resulta democráticamente electo, durante su gestión hay probabilidades de que surjan crisis económicas, conflictos sociales, etc.

 

Uso indebido de recursos y apoyo de programas gubernamentales o del extranjero.-  cuando u partido o candidato está ligado o forma parte de la autoridad gubernamental es altamente probable que se vea beneficiando  con apoyo indebido e ilegitimo de recursos e “influencias” del poder público; esto sitúa a los demás contendientes en un plano de desventaja, difícil de superar y pone en entredicho el juego democrático.

 

Ocultamiento y destrucción de propaganda.-  la propaganda puede llegar a ser campo de batalla entre partidos políticos, con el fin de impedir que llegue el mensaje de  los contrincantes a la ciudadanía, destruyen y ocultan carteles, mantas, gallardetes, etc.  El ocultamiento consiste en la sobre posición de carteles y propaganda comercial o política de otras agrupaciones existentes o ficticias.

 

Fijación y distribución indebida de propaganda.– existen lugares donde, por sentido común, reglamento y ley,  no está permitido colocar propaganda política: edificios públicos, monumentos, túneles, escuelas oficiales y propiedad privada sin autorización de sus legítimos dueños.

 

La infiltración y el espionaje (electrónico y no electrónico).-  la infiltración es la introducción de algún individuo perteneciente o comprometido con un partido político o candidato en otro partido o en el órgano electoral. El espionaje busca recabar información que permita anticiparse a las acciones de los rivales y contrarrestar el trabajo de proselitismo que éstos realizan.

 

La intimidación del electorado.- se puede realizar en formas diversas, desde la amenaza que en forma explícita o velada se haga con respecto al posible retiro o cancelación de servicios públicos y programas gubernamentales, hasta amago de daño a bienes, reputación e integridad física personal o familiar.

 

La compra de los candidatos y miembros de otros partidos.- otra de las prácticas sucias es la compra por diversos medios de miembros clave de partidos contrincantes para que actúen como u elemento disfuncional en su propio grupo político o apoyen los intereses de quien los hubiese comprado.

 

Las amenazas y agresiones a candidatos y miembros de otros partidos.- las agresiones que sufren los candidatos y miembros de un partido, por parte de personas asignadas para realizar tal acción, pueden ir desde ataques con actitud descorteses, pasando por agresiones verbales y amenazas, hasta agresiones físicas que pueden llegar a la privación de la vida.

 

El engaño.-  para efectos de campañas políticas es equiparable al fraude de conciencias, ya que consiste en obrar con falsedad, o aprovechar el error en que se encuentra el electorado para obtener el voto favorable hacia candidatos o determinado partido, reduciendo la intención del voto hacia otros contrincantes.

 

Ubicación de otros focos de atracción y acciones de distracción a eventos de campaña del adversario.- con el fin de reducir la afluencia y minimizar el posible éxito de eventos masivos preparados por otros partidos, y en especial por aquel o aquellos que tienen posibilidad de disputar el triunfo, ciertos partidos políticos, y en algunas ocasiones de acuerdo con algunas autoridades, suelen realizar eventos populares como fiestas, ferias, audiciones musicales y encuentros deportivos, etc. en las proximidades y en los horarios en que el partido contrincante deba realizar su acto masivo.

 

Suspensión de los servicios públicos.- interrupción o suspensión de los servicios públicos suministrados por el gobierno en detrimento de acciones de proselitismo político, o con el propósito de facilitar alguna acción que dañe la imagen, acciones de campaña o votación en perjuicio o beneficio de alguna fuerza política.

 

Madruguete del lugar (ocupar antes el lugar).- un acto sumamente agresivo que tiene el fin de boicotear o inhibir la realización de actos partidistas planeados consiste en ocupar con anticipación el lugar donde se debe llevar a cabo el acto masivo planeado por algún partido rival.

 

Identificar los colores y símbolos nacionales con un determinado partido.– la nacionalidad y los símbolos patrios son propiedad de todos los ciudadanos de un determinado país, por lo que es moralmente injusto el apropiarse de estos símbolos para propósitos partidistas, sectarios o personales.

 

Las prácticas deshonestas que se pueden realizar el día de la jornada electoral son diversas:

 

Integración amañada de la mesa directiva de casilla.- esta acción consiste en la selección de los integrantes de la mesa directiva de casilla (presidente, secretario y escrutadores), a fin de que se beneficie o perjudique a determinados partidos y candidatos. Los individuos que se seleccionan de esta forma suelen estar comprometidos con determinado partido o con el gobierno en turno.

 

Obstrucción de representantes de casilla y representantes generales. Este tipo de acción suele relacionarse con la practica deshonesta enunciada en el párrafo anterior, y consiste en la obstrucción o bloqueo de la acción de los representantes de alguna fuerza política, mediante acciones de intimidación, limitación y, en su caso, expulsión de los representantes de fuerzas políticas contrincantes a aquella a la que pertenece o con la que simpatizan autoridades de casilla.

 

Manejo de boletas electorales.- consiste en la preparación de acciones usualmente fraudulentas que se operan en el momento de votar mediante la impresión, obtención y distribución de las boletas electorales el día de la elección, lo cual también comprende a la dotación insuficiente de boletas en áreas adversas.

 

La manipulación y el encauzamiento del voto “los pastores del voto”. este fenómeno se presenta cuando algún funcionario de casilla o representante de partido se extralimita en sus funciones aconsejando o asesorando en la casilla a ciudadanos incapacitados o de edad avanzada, diciéndoles y ayudándolos a votar.

 

Compra de voluntades (compra de voto) y condicionamiento de programas públicos.- la presencia de urgentes necesidades económicas aunadas con la escasa formación y conciencia política incrementa las probabilidades de que segmentos de la población con estas características sean objeto de compra del voto, que en términos de mercado, su precio se fija mediante el juego de la oferta en función a la magnitud y grado de necesidades económicas del segmento en cuestión.

 

El ratón loco.- consiste en inhibir el sufragio, mediante la referenciacion “errónea” de secciones electorales en los registros de ciudadanos, con lo que se dificulta la localización de la casilla donde deban votar, ya que al acudir a la casilla más cercana a su domicilio a sufragar, el ciudadano no podrá hacerlo por no encontrar su nombre en la lista nominal. Se llama ratón loco porque el ciudadano se comporta como si lo fuera, trasladándose de una casilla a otra.

 

El carrusel.- radica en el voto múltiple y generalmente pagado, efectuado por un grupo de personas que son trasladadas de una casilla a otra para sufragar. Estas personas hacen uso de diversas credenciales, ya sea que correspondan a la misma persona o a personas distintas, para que el voto múltiple funcione, dadas las características de la credencial para votar con fotografía y del usos de la tienta indeleble, quienes pretendan organizar el carrusel deberán resolver dos problemas, y al hacerlo incurrirán en acciones delictivas.

 

El acarreo.- es el acto de transportar (generalmente en condiciones inadecuadas) a una o varias personas para que voten o externen apoyo incondicional por un candidato o partido.

 

Operación tamal o desayuno de la unidad partidista.- es llamado así por quienes invitan a votar por determinado partido y candidato a ciudadanos de estratos socioeconómicos marginales, agasajándoles con un desayuno previo o posterior al acto de sufragar.

 

Los muertos con credencial que votan.-  cuando en la lista nominal de una casilla electoral aparecen registrados ciudadanos que han fallecido, y después de la jornada electoral se observa que esos nombres están marcados como sufragantes, lógicamente se concluye que en términos del inciso VIII del articulo 403 del Código Penal se ha cometido un delito.

 

Los tacos.- en términos de la jerga electoral se llama “taco” al hecho de que un elector introduzca un conjunto de boletas electorales pre votadas, que previamente y en forma ilegal fueron entregadas.

 

Las urnas embarazadas.-  se dice que una urna esta embarazada cuando antes de iniciar el proceso de votación se encuentran en ella boletas ya sufragadas.

 

El relleno de las urnas.- se llama relleno de urnas al “taqueo a posteriori”: al hecho de suministrar boletas sufragadas a la urnas después del cierre de la casilla; este fenómeno suele presentarse aprovechando la ausencia de los representantes de los partidos, o en un momento de distracción u oscuridad, cuando ya de noche sucede un corte “fortuito” del suministro de energía eléctrica.

 

El apagón.- consiste en la interrupción programada y aparentemente fortuita del suministro de la energía eléctrica, cuando ya ha oscurecido el día de la jornada electoral. Los apagones sueles ser aprovechados para cambio, relleno y robo de urnas.

 

La alteración y cancelación de votos.- suelen presentarse durante el proceso de escrutinio y computo de votos, y cuando no se encuentras los representantes de los partidos políticos, o se les tiene controlados.

 

El voto corporativo.- resulta atentatorio contra la dignidad humana de subordinados laborales, gremiales o integrantes de grupos religiosos que sus dirigentes decidan, induzcan o presionen el sentido del voto.

 

Las boletas prevotadas.- son aquellas boletas electorales marcadas a favor de un partido, que son entregadas ilegalmente a ciudadanos por parte de organizaciones, para que las depositen en las urnas. Este tipo de acción fraudulenta generalmente va acompañada del voto corporativo, voto comprado, operación tamal, tacos y relleno de urnas.

 

la inflación de votos.- es el fenómeno que se presenta cuando al abrir las urnas para el escrutinio y computo aparecen más votos que el numero de boletas entregadas por la mesa directiva de casilla; en estos casos se puede suponer la presencia de relleno o de taqueo.

 

Los mapaches.- a semejanza de esos animales que roban huevos, son aquellos que roban el voto, burlando la voluntad popular en forma fraudulenta.

 

Los observadores comprometidos.- son las personas u organizaciones con vínculos partidistas que no están obligados con la verdad, sino que están alineados con alguna de las fuerzas partidarias y, por ello, están dispuestos a certificar todo aquello que convenga a los intereses de algún partido o candidato.

 

Los encausadores o promotores del voto.- son aquellas personas encargadas de reclutar y conducir votantes el día de la jornada, a cambio de una retribución económica, o promesa de un beneficio personal.

 

El robo de urnas.- una acción desesperada que puede suceder cuando se sabe o se detecta que la tendencia de la votación es adversa a un candidato o partido político, es el robo de urnas. Esta acción reviste extrema violencia y riesgo tanto para quienes cometen el ilícito, como para quienes forman la mesa directiva de la casilla, y para ciudadanos presentes en ese lugar en el momento del robo.

 

El espionaje.- radica en seguir las acciones políticas, profesionales y personales de los contrincantes, además de la apropiación de documentos privados por medios ilegítimos.

 

El tortuguismo.- consiste en que durante la jornada electoral se realice lentamente, en forma intencional, las acciones a fin de que los electores tengan que esperar demasiado tiempo, haciendo que se desesperen y desistan de su propósito de ejercer su derecho de sufragar.

 

El cambio de pañal.- esta práctica consiste en sustituir la lista nominal con la que se habrá de votar pocas horas antes de la jornada electoral, la nueva lista nominal puede contener alternaciones que beneficien  o perjudiquen a una fuerza política.

 

Preparar la anulación de casilla adversa.- con base en el conocimiento de las casillas que consistentemente registran votación adversa a un partido, o bien cuando se detecta que la votación le serpa negativa, el partido perdedor puede hacer o promover diversas accione, errores y omisiones para después solicitar con base en la ley vigente la anulación de tales casillas, con esto incrementa sus posibilidades de triunfo y reduce la votación favorable a sus contrincantes.

 

Mayoriteo.- consiste en aplicar el peso desigual en la toma de decisiones en un grupo colegiado cuando alguna de las partes posee mayoría absoluta en la representación, con lo que su voto avasalla a todos los demás, no obstante que a la minoría le asista la razón.

 

Agandallamiento.- es la situación contraria al mayoriteo, y consiste en el acuerdo de minorías para hacer mayoría votando todas en conjunto, en contra del voto de una mayoría que no es absoluta.

 

La última etapa de las prácticas deshonestas se da después de la jornada electora, y tiene como fin arrebatar el triunfo, para lo cual pueden alterar los resultados electorales o anunciar el triunfo propio sin contar con la información suficiente para ello y desacreditar el posible triunfo del contrincante. Dentro de las acciones que realizan en esta etapa se encuentran:

 

La caída del sistema.- es cuando el proceso de computo de la votación, por medios mecánicos o manuales, se suspende artificiosamente el conteo electoral cuando se percatan que el sentido de la votación es desfavorable el candidato o partido con el que esta comprometida la autoridad electoral.

 

La alquimia y el laboratorio.- la alquimia electoral consiste en manipular (hacer variar) los resultados electorales mediante la alteración de actas y del contenido del paquete electoral, introduciendo, extrayendo y modificando las boletas. Se conoce como laboratorio el lugar donde se desarrolla el proceso de alquimia electoral.

 

La sacra paquetería.- consiste en hacer un fetiche de la paquetería electoral, perdiendo la posibilidad de servir para lo que por su naturaleza debería ser útil, es decir, como fuente de información para cotejar que los resultados emitidos estén basados en documentos comprobables.  Al decir la sacra paquetería, se desea comunicar que por disposiciones de la autoridad electoral la paquetería deja de ser accesible a los ciudadanos, candidatos y partidos, como si fuese algo sagrado.

 

Cantar el triunfo antes de contar con datos confiables que lo avalen.- el objetivo es desmoralizar al oponente, así como incidir sobre la opinión publica, de manera que la información posterior en otro sentido sea tomada con reservas.

 

La marcha, caravana o fiesta del triunfo.- tienen el mismo propósito que cantar el triunfo antes de contar con datos confiables que lo avalen.

 

Estas prácticas deshonestas que se han descrito representan solo una parte de las acciones que la creatividad humana mal encausada ha desarrollado hasta ahora. Es necesario que el Derecho vaya por delante de esta inventiva viciosa en materia electoral, normando en forma integral todo aspecto relacionado con la democracia y el bien común, por lo cual seria imprescindible hacer temprana la detección de acciones injustas que atenten contra la libre, documentada y razonada expresión de la voluntad política de la ciudadanía.

Fuente: Publicaciones de Marketing Político