La Organización Empresarial Denominada “Campaña Política”

Por: Jamer Chica

Como se ha podido evidenciar en las últimas décadas, el quehacer político se ha ido perfeccionando poco a poco hasta el punto de retroalimentarse de otras disciplinas como la comunicación, el mercadeo, la psicología, la computación y las ciencias sociales. Ahora bien, una campaña política como modelo de organización humana, también se nutre de la metodología brindada por la administración de negocios, conocimientos que pretenden adoptar modelos de mayor eficiencia administrativa y financiera.

Las campañas electorales se han enriquecido de los esquemas empresariales actuales, adoptando su funcionamiento en virtud de jerarquías internas, con asignación de roles y/o funciones a los diferentes individuos o equipos que las integran. Sin embargo, en la práctica muchas campañas políticas no cuentan con: una estructura definida, una planeación estratégica establecida, personal idóneo para llevar a cabo dichas tareas, recursos físicos y humanos suficientes, protocolos de capacitación, estándares de calidad y la orientación de un CEO con habilidades gerenciales; elementos tan necesarios para la administración de cualquier empresa que no pretenda fracasar.

En virtud de lo anterior, las preguntas que debe plantearse un candidato antes de lanzarse a la arena política son: ¿Cómo integrar una organización electoral exitosa? y ¿Quiénes y cuantas personas deberían integrar el comando de una  campaña?

Para iniciar se debe exhortar que desde varios siglos atrás, las diversas organizaciones sociales, empresariales, religiosas, militares, financieras y gubernamentales, adoptaron un modelo de funcionamiento piramidal caracterizado por tener en la cúspide a un jefe supremo, con una estructura jerárquica definida, estática y segmentada; donde los individuos se clasificaban en diferentes estratos, limitándose entre sí a recibir órdenes de su superior, generando con ello un efecto escalonado de ejecución de conformidad con una línea de mando establecida. 

Ese fue el principal error que cometieron las campañas políticas, al adoptar un modelo de organización empresarial obsoleto y poco funcional para los fines que persiguen estas últimas. Si bien en las diferentes organizaciones humanas siempre deben existir individuos facultados para orientar directrices al resto de un equipo, el modelo piramidal no es dinámico, pro activo y multifuncional, características que deben existir al interior de una campaña política.

En el mundo de los negocios definir la mejor forma de organizar una empresa es un proceso complejo que se debe analizar exhaustivamente teniendo en cuenta las metas económicas que se persigue, toda vez que los fines del capital no suelen ser altruistas, sino meramente comerciales y quien está ubicado en lo más alto de la pirámide dando las ordenes, es el dueño del capital. No obstante, aunque este esquema que fue concebido para un modelo económico puro, da resultado; en el campo político no suele operar con tal efectividad, puesto que los fines que sustentan el quehacer político deben marcar otro derrotero.

Ahora bien ¿Cómo debe estar organizada una campaña política?

El nuevo paradigma plantea que las organizaciones con fines sociales deben adoptar un modelo circular en vez de piramidal, con líderes o guías en vez de jefes, remplazando las líneas de mando verticales por las líneas de trabajo horizontales que involucre en el mismo proceso a todo el equipo. Bajo este esquema no se debe clasificar el status del individuo, toda vez que ello pudiese interferir en la convergencia de aportes y experiencias significativas que puedan enriquecer el proceso, dada la integralidad y proactividad de los miembros de la organización; de igual manera este modelo dinámico coadyuva permanentemente en la interacción de los diferentes equipos, incidiendo en una constante construcción de parámetros de autogestión.

 

¿Qué equipos deben conformar una organización política?

Los equipos que integran una campaña política son como los vestidos de sastre, se confeccionan de acuerdo a las medidas de cada cliente. No obstante, hay equipos o comités que son indispensables para el adecuado funcionamiento de una campaña electoral, entre ellos están:

– Estrategia

– Comunicaciones

– Programático

– Agenda

– Administración y Finanzas

– Electoral

– Jurídico

– Logístico – Operativo

Es bien importante recalcar que la articulación de todos los procesos debe ser una variable inamovible dentro de la campaña, razón por la cual el modelo de organización debe obedecer a un esquema plano, horizontal y dinámico, es decir circular.

¿Cuántas personas deben conformar una campaña política?

   

Determinar una cifra exacta de personas que integren el comando, dependerá del tamaño de la campaña electoral, sus necesidades territoriales y su capacidad financiera. No obstante, más que cantidad se sugiere tener calidad, es decir en palabras de Sun Tzu, “es mejor contar con un pequeño ejército entrenado y organizado eficazmente para cumplir su rol, que una cantidad incontable de hombres que no sean capaces de ir al combate”.

Sin embargo, una campaña política debe contar entre sus filas con la presencia de algunas personas como requisito sine qua non para alcanzar los resultados pretendidos, es decir ninguna campaña seria exitosa si omite la presencia de las siguientes personas:

-Candidato: No debe ocuparse de su campaña, estas funciones deben delegarse en las personas responsables de su equipo. Se debe concentrar en ser buen candidato, en conquistar al elector con un buen discurso y una plataforma programática coherente.

-Jefe de Campaña: Es una persona que debe reunir dos requisitos, ser de entera confianza del candidato y debe contar con conocimientos gerenciales, sin uno de ellos no acertaría en realizar bien sus funciones. En el yace la responsabilidad del manejo administrativo y financiero de la campaña.

-Estratega Político: Debe ser una persona con experiencia, ajena al candidato y con gran pericia sobre la conducción estratégica de las campañas políticas. Es el responsable de coordinar el cuarto de guerra y asumir el liderazgo estratégico de la campaña.

-Coordinadores de los equipos o comités de campañas: Son quienes imprimen pragmatismo a las campañas electorales, los líderes de cada equipo, se les asignan tareas específicas de acuerdo a su área que deben cumplir integralmente con el equipo. El número depende de la cantidad de equipos que se conformen para el funcionamiento interno de la campaña, entre sus perfiles están: Publicistas, comunicadores, politólogos, ingenieros, abogados, contadores, diseñadores, creativos, mercadologos, etc.

-Profesionales de apoyo: Son las personas que integran cada equipo que se conforma en la campaña, coadyuvan a cumplir las metas y están bajo la supervisión del respectivo coordinador de equipo.

-Personal asistencial: Son personas que cumplen con un oficio específico dentro de la campaña como lo son: el conductor, el personal de aseo, vigilancia, oficios varios, etc.

-Cuerpo de logística y voluntariado: Son personas que apoyan las actividades de agenda en la campaña, verbigracia los mítines, volanteo puerta a puerta o los eventos multitudinarios.

Fuente: Blog de Jamer Chica