7 maneras de iniciar una carrera en la política

Por: Edith Gómez

Si finalizaste la carrera universitaria y estás revisando los prospectos de trabajo, es importante determinar cuál es el área hacia la cual deseas inclinarte. En el caso de aquellos interesados en iniciar su carrera política, es importante identificar cómo lograrlo, ya que es un campo competitivo donde tus pares también desearán obtener esa codiciada plaza que tienes a la vista.

Ante este tipo de oportunidades, lo mejor es atender ciertos aspectos puntuales, tales como participar en proyectos comunitarios, buscar experiencia laboral relevante y adaptarla a tus solicitudes, lo que podría garantizar que le lleves la delantera al resto de la competencia (https://gananci.com/consejos-para-una-entrevista-de-trabajo/).

De ahí que se presenten estas siete maneras de iniciar una carrera en la política.

  1. Para tu primer trabajo en política, es importante perseverar

Lo clave al iniciar es identificar todas las vacantes laborales y pasantías posibles, para así iniciar el proceso de postulación. Asegúrate de tener algo concreto en lo que puedas demostrar tu interés en la política y justifique el inicio de tu carrera en esta área.

Por ejemplo, ser voluntario en tu gobierno local o alguna organización de caridad, las cuales siempre necesitan ayuda, es el tipo de experiencia que es valorada de forma positiva. Usualmente, suele llegar un gran número de currículum vitae de personas que quieren trabajar en política, pero no tienen nada en sus CV que demuestren que están calificados para el trabajo.

  1. Recuerda que tu entrevistador puede tener opiniones políticas diferentes a las tuyas

A menos que estés siendo entrevistado para un rol con un partido en particular, siempre debes tener esto en cuenta. Existe la posibilidad de que las opiniones que expreses ante una oficina ministerial u organización del Estado, sean contrarias al partido de la persona que te entrevista, lo cual hará que no dejes una buena impresión. Cuando se habla de política en este tipo de entrevistas, trata de pensar más como un periodista de algún medio, ofreciendo una evaluación justa en lugar de un ataque partidista.

  1. Asegúrate de que no estás aplicando para cualquier cosa

Adapta tus postulaciones a lo que es comprobable en tu resumen curricular. Aplica a puestos de trabajo con parlamentarios o funcionarios de gobierno cuyos intereses están estrechamente alineados con los tuyos y donde realmente puedas demostrar que aportarás valor. Si lo que deseas es destacar, cuanta más experiencia (pasantías o trabajos formales) puedas demostrar en el área a la que estás aplicando será mejor, ya que hará que te veas como un prospecto ideal.

  1. Educación complementaria vs experiencia laboral

En el caso de los trabajos en política, a menos que quieras ser un académico, obtener otro título no te dará una ventaja. Para encontrar la experiencia laboral pertinente, piensa en dónde deseas terminar profesionalmente y haz una investigación sobre quién está trabajando en ese campo. Una vez hecho esto, ponte en contacto con ese grupo de personas para solicitar información e iniciar tu incursión en el mundo laboral.

  1. Menos énfasis en el currículum vitae y más en las cartas de recomendación

Trata de personalizar tu currículum par el cargo de trabajo al cual estás aplicando y diles por qué deseas trabajar para ellos. Personaliza con una carta de presentación en la que demuestres interés por la posición a la que aspiras, y considera incluir cartas de recomendación de personas con las que hayas trabajado, bien sea en tus pasantías, organización no gubernamental, etc.

Si un reclutador lee un CV genérico que no dice nada en particular de la persona, lo podría rechazar al instante, así que trata de hacer que sea relevante para el cargo al que aspiras.

  1. Recuerda que se necesitan años para desarrollar una carrera de tiempo completo en la política

Esto es especialmente cierto si estás pensando en un nivel nacional. Muchos candidatos potenciales pasan varias elecciones en cargos sin éxito hasta que tienen la oportunidad de algo alcanzable. Trabajar para un parlamentario y/o asambleísta es una gran manera de estar en el centro del tema político y si esto no es algo que disfrutas, entonces trabajar en asuntos públicos podría ser la próxima mejor opción.

  1. Involúcrate en tantos eventos comunitarios como sea posible

Habla con los concejales locales o grupos políticos y pregunta si les gustaría contar con tu ayuda o apoyo en un asunto local en particular. Esta es una buena manera de construir una red de política local. Cada área local tiene un núcleo sólido de fuertes grupos comunitarios que trabajan por el bien de su localidad, y siempre son un buen lugar para empezar a trabajar si realmente quieres hacer cambios en tu comunidad.

Fuente: Blog Comunicación a la Deriva